sábado, 31 de mayo de 2014

Cómo vive el celibato un cura...


 De vez en cuando, cada pocos meses, el tema del celibato de los curas salta a los titulares de todos los medios con la aparente gran novedad de que está a punto de ser abolido por el Papa y que dentro de poco los sacerdotes católicos van a poder casarse. No deja de tener gracia que los medios que más atacan el matrimonio cristiano y la familia son los mismos que con más ímpetu defienden que los curas se casen por la Iglesia. Se les ve un poco el plumero, ¿no?

Estos titulares nos dan también la falsa idea de que parece que todos los curas estemos en una batalla por el derecho a tener una esposa e hijos, como si fuésemos una especie de sindicalistas en la base que presionan a la patronal de la jerarquía ante una injusticia gravísima. Y yo, querido lector, cura católico y feliz de serlo, quería escribir hoy lo que para mí supone el celibato.

sábado, 17 de mayo de 2014

¡Europa, vuelve a encontrarte, sé tú misma!

Me tomo la libertad de titular esta entrada bloguera con las palabras que San Juan Pablo II dirigió a Europa desde Santiago de Compostela en noviembre de 1982. La palabra digital escrita no hace justicia de la gran fuerza y valentía con que el Papa pronunció aquella petición. Todo lo que se escriba se queda corto al lado de poder oír estas palabras de labios de este gran santo:

"Desde Santiago, te lanzo, vieja Europa, un grito lleno de amor:Vuelve a encontrarte. Sé tú misma. Descubre tus orígenes. Aviva tus raíces. Revive aquellos valores auténticos que hicieron gloriosa tu historia y benéfica tu presencia en los demás continentes. Reconstruye tu unidad espiritual, en un clima de pleno respeto a las otras religiones y a las genuinas libertades. Da al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. No te enorgullezcas por tus conquistas hasta olvidar sus posibles consecuencias negativas. No te deprimas por la pérdida cuantitativa de tu grandeza en el mundo o por las crisis sociales y culturales que te afectan ahora. Tú puedes ser todavía faro de civilización y estímulo de progreso para el mundo”.

martes, 13 de mayo de 2014

Comparando revoluciones...

¡Qué grande es la figura de Jesús de Nazaret! Creyentes, agnósticos, ateos... Jesucristo no deja indiferente a nadie, toda persona tiene, para bien o para mal, algo que decir de Él. ¿Quién es Jesucristo, querido lector? Cuanto mejor cimentada en la verdad esté la respuesta a esta pregunta en tu vida con mayor belleza brillará Dios para los demás en todas tus palabras y obras.

De vez en cuando sale a la palestra la respuesta de alguna persona famosa en la típica entrevista de turno. Bastante interesantes algunas, muy penosas otras... Y hace unos días fue Elena Valenciano, la candidata del PSOE a las elecciones europeas la que dijo que en su juventud transitó de Jesucristo a la revolución...

sábado, 10 de mayo de 2014

La moda del repollo


Me encuentro hoy con una de esas noticias que te hacen llorar de risa a la vez que de pena. Pensaba que era una broma cuando he visto el titular en el periódico digital de turno: "¡La moda de pasear verduras llega a China!", ilustrado al lado con la foto que también encabeza este post. 

¡No puede ser! ¿Habrá hackeado la página web algún pirata informático graciosete? No, no, no... en otros medios también aparece la noticia en la sección de sociedad, ¡es en serio! Extraña moda, querido lector...

lunes, 5 de mayo de 2014

¡Locura de exámenes!

Querido lector... ¡Es tiempo de exámenes para muchos! Quizás también para ti... Recuerdo con gracia los nervios que me entraban cuando llegaban los días de tener que poner por escrito los temas de la asignatura de turno, en busca de la mejor nota posible. Recuerdo las presiones, las comparaciones con los que sacaban mejores y peores notas, las monotemáticas conversaciones previas sobre lo que podría caer y posteriores sobre lo injusto que era el profesor que siempre preguntaba lo que no explicaba. Mucha presión genera mucho agobio y mucho estrés, sin duda mucho más del que deberíamos tener...

viernes, 2 de mayo de 2014

De lo bueno que es Dios y lo grande que es la Iglesia


Recuerdo con mucha emoción y alegría el camino en autobús desde mi parroquia al aeródromo de Cuatro Vientos en el año 2003 para encontrarnos con el Papa Juan Pablo II. La misma emoción y alegría con que, once años después, nos dirigimos varios jóvenes de Alcorcón y Getafe a Roma para verle de nuevo, esta vez subiendo a los altares junto con Juan XXIII. Tres días intensos y de dormir poco, y una canonización preciosa, porque, una vez más, hemos podido comprobar dos cosas.